Envejecimiento cutáneo, como evitarlo

Aceite de espino amarillo Oblepikha
Aceite de Espino Amarillo Oblepikha, un gran desconocido
1 mayo, 2017
Cuero cabelludo sensible
Cuidados del cuero cabelludo sensible
21 mayo, 2017

Un rostro bello es aquel que tiene una apariencia juvenil, una distribución uniforme del volumen, pómulos definidos, piel suave y una expresión relajada. Características que se dan cuando somos jóvenes. Pero con el paso de tiempo nuestra piel va experimentando cambios. Cada año va perdiendo densidad. Esta disminución de densidad, va unida a la pérdida de colágeno, y provoca cambios visibles como formación de pequeñas arrugas, flacidez, y la falta de definición del contorno facial, que se desdibuja, haciendo que adquiramos una expresión más cansada y más triste.

Pero aunque todo esto suene alarmista, hay muchas cosas que podemos hacer para evitar el envejecimiento cutáneo y conservar nuestra piel con un aspecto joven y saludable.

Principios activos anti age

Debemos incluir en nuestra rutina diaria cosméticos que contengan:

  • Ácido hialurónico: este componente de origen natural tiene la capacidad de retener r el agua en el interior de nuestra piel, manteniendo un grado óptimo de hidratación por un tiempo prolongado. El ácido hialurónico aplicado a diario tiene un efecto “rellenador” de arrugas, ya que con su uso, la piel va recuperando el volumen perdido y las líneas de expresión y las arrugas se desmarcan progresivamente.
  • Antioxidantes: Los antioxidantes combaten el efecto oxidativo que provocan los radicales libres; La vitamina C, la vitamina A, vitamina E o la coenzima Q10, mantendrán a los radicales libres a raya, es decir nos serán de una inestimable ayuda para combatir el envejecimiento.
  • Aceites vegetales regeneradores:Algunos aceites vegetales son fuentes muy ricas de antioxidantes, como el aceite de oblepikha (aceite de espino amarillo) con grandes concentraciones de carotenoides (pro vitamina A) y vitamina C. Su composición química le confiere además propiedades regeneradoras, calmantes y reafirmantes.

Exfoliación imprescindible

No es difícil encontrar personas que se cuidan mucho la piel, pero prescinden de una exfoliación regular. Cuando exfoliamos la piel, retiramos las células muertas que quedan adheridas a la dermis e impiden el crecimiento de nuevas células. Por ello debemos exfoliar la piel por lo menos una vez a la semana.

Protección solar

Cuando hablamos de envejecimiento no podemos olvidarnos de los daños que produce el sol cuando no se toma de forma adecuada. Tomar el sol es muy saludable, de hecho algunas carencias de vitamina D se dan por falta de exposición solar. Pero debemos aplicarnos la protección adecuada, en función a nuestro tipo de piel, época del año y hora del día. Si no se toman las medidas adecuadas, el sol puede ser el mayor enemigo de la piel, y el causante de un envejecimiento rápido y precipitado. Se estima que la exposición solar es en un 75% el causante del envejecimiento dérmico.

Alimentos saludables

Aquí es importante señalar que es tan importante incluir en la dieta alimentos saludables, como dejar de tomar los que no lo son tanto. Se debe minimizar el consumo de grasas saturadas y de alimentos procesados, refinados y azucarados. E incluir frutas, verduras y hortalizas, así como legumbres y granos.

Aplicarse cosméticos es importante, pero la verdadera nutrición se da de dentro hacia fuera.

Masaje Facial

El masaje facial no sólo da un aspecto relajado al rostro, sus efectos son mucho más profundos. Cuando friccionamos la piel, ésta se calienta y se produce una irrigación sanguínea que favorece el intercambio de nutrientes, oxigena la piel y la tonifica. El masaje facial estimula la musculatura y favorece los procesos naturales de síntesis de colágeno y elastina.

Uno de los efectos que más se notan cuando el rostro se trabaja habitualmente con masajes, es que los contornos se redefinen y la piel está más apretada y tersa.

Realizar un masaje facial con una crema nutritiva o con un aceite vegetal antiedad, es uno de los tratamientos más efectivos que podemos realizarnos en casa.

Dejar de fumar

Todos sabemos que el tabaco y la piel sana no forman ningún tándem perfecto. El tabaco acelera el envejecimiento cutáneo ya que destruye las fibras de colágeno y reduce la elasticidad de la piel.

Limitar el consumo de alcohol

El estrés oxidativo de una persona que toma alcohol con asiduidad, se estima que es 50 veces mayor comparado con otras que no ingieren alcohol. Su consumo aumenta de forma significativa el número de radicales libre.

La combinación de unos hábitos de vida saludables, y una buena selección de cosméticos y rutinas de belleza, son fundamentales para lucir una piel sana y bonita a pesar del paso del tiempo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.